Los tres consejos de Jill Bourne para la promoción de tu biblioteca

 

En la conversación mantenida en el centro de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez en Madrid (Casa del Lector), Bourne reconoce que la promoción o “advocacy” de la biblioteca es una parte fundamental de las funciones que desempeña un bibliotecario y cree que ese debe ser el primer paso que hay que dar a la hora de asumir el trabajo en una biblioteca. Aconseja crear una serie de herramientas que definan el trabajo del bibliotecario como algo único y no como una forma de promocionar algo en lo que verdaderamente no se cree.
 
La importancia de la cuantificación
‘Siempre les digo a los bibliotecarios que se sientan muy orgullosos de la labor que realizan y que sean conscientes del valor que tiene su trabajo dentro de la comunidad’, pero no desde el punto de vista del gasto sino cuantificando el impacto en la comunidad, según aclara. Tienen que pensar qué es lo que ofrece la biblioteca a las familias, qué hace por  las empresas o que se podría hacer, porque quizás –advierte Bourne– todavía no se esté haciendo ‘pero tiene ese potencial’. Considera también que es crucial que los bibliotecarios sean conscientes de ese valor, que se sientan cómodos hablando sobre eso, articulando ese discursos sobre el valor que aporta la biblioteca porque se cree verdaderamente en esto.
 
No tener miedo al proceso iterativo de prueba y error
Jill Bourne opina que el segundo paso es el de ‘ser valiente y buscar alianzas, incluso si no se tiene muy claro cuáles podrían ser los resultados, probar cosas nuevas’ ya que es fundamental poner en movimiento nuevas ideas y no tener miedo a fallar.
 
Bourne reconoce que cuando habla con bibliotecarios jóvenes el principal consejo que les da es que se metan en un lío, para solucionarlo a continuación y aprender de esa situación caótica y empezar de nuevo. Esto puede constituir un desafío ‘porque tengo  la sensación de que la gente entra en la carrera bibliotecaria porque somos perfeccionistas y creemos en el conocimiento como respuesta y queremos encontrar esa respuesta’.
 
La directora de la BP de San José entiende que cualquier bibliotecario se pone muy nervioso cuando no conoce la respuesta, pero señala que ‘Para tener éxito en el mundo actual debes sentirte cómodo con este proceso iterativo, que consiste en fallar rápidamente como les pasa a las compañías tecnológicas, aprender de eso y empezar a intentarlo nuevamente una y otra vez’.
 
Hablar sobre la experiencia y celebrar el éxito
La última recomendación que Bourne hace a los bibliotecarios innovadores es que tiene que provocar admiración, que celebren sus logros, que hablen de lo que han aprendido y que, en sobre todo, expliquen cuál era el objetivo ya que cuando una persona se entusiasma con lo que hace, muchas otras querrán trabajar con ella.